Si te has preguntado ¿Cuántas veces podemos comenzar de nuevo? La verdad es que podemos comenzar de nuevo todos los días, a cada instante podemos hacerlo. Cada segundo que pasa, se  convierte en un nuevo tiempo. Nos debemos tomar cada instante así, como un nuevo comienzo. De esa manera, si algo no nos ha salido bien, nos enfocamos en que lo podemos arreglar.

Es maravilloso poder tener la certeza de que hay muchas maneras de comenzar de nuevo y no tenemos que contar cuántas veces. Tenemos un Dios que nos ha dado y nos sigue dando infinitas oportunidades. Continúa dándonos oportunidades y es por eso por lo que Jesús aún no ha regresado. Muchos quieren predecir cuándo será el día en que vendrá, pero nadie lo ha de saber.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
2 Pedro 3:9 (RVR 1960)

Un nuevo día, un nuevo amanecer, cada uno lo podemos ver como un comenzar de nuevo. Tratar de disfrutar cada momento del presente, como lo que es, un obsequio del Señor; esa es la manera más plena de vivir. No debemos vivir pensando en lo que no está, no tenemos o no hemos logrado. Cada día se nos brinda una nueva oportunidad de hacerlo mejor. Es nuestro deber aprovechar al máximo esa nueva oportunidad.

Podemos comenzar de nuevo enmendando errores. Todas las veces que sea necesario. Es el transcurso de nuestras vidas y es lograr en este tiempo, una vida con propósito. Nuestros años en este mundo nos preparan para la eternidad y si los asimilamos con gratitud y enfocados en el amor y la bondad de Dios, estaremos listos para esa eternidad a su lado.