1 Corintios 2-9
Antes bien, como está escrito:
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

Yo creo que Dios está levantando una nueva generación de líderes y quiero a través de esta enseñanza ayudarles a crecer y madurar en la persona que en realidad Dios quiera que seas en todo el sentido de la palabra.

Dios no quiere que nosotros permanezcamos como bebés toda nuestra vida. Él quiere que cada uno de nosotros nos convirtamos en lideres fuertes de su ejército. Si vas a ser un líder en el ejército de Dios y si vas a serla persona exitosa que Dios quiere que seas, vas a tener que desarrollar lo que Dios ha puesto dentro de ti.

Ustedes tienen dones y talentos que Dios les dio que estarán dormidos dentro de ustedes por toda una vida a menos que ustedes salgan por fe y empiecen a actuar sobre los sueños y deseos que Dios ha puesto en sus corazones y no estoy hablando solamente sobre cosas espirituales o ministeriales. Estoy también incluyendo tus sueños y metas personales.

Tu potencial no va a desarrollarse así por arte de magia, de la nada. La Biblia dice que somos obreros junto con Dios. Tú tienes que hacer tu parte y actuar sobre el sueño que Dios ha puesto en tu corazón y entonces ese potencial comenzará a desarrollarse y vas a descubrir talentos que nunca supiste que tenías. Lo que tienes que entender es que si te atreves a dar ese primer paso de fe y actúas sobre ese sueño, entonces Dios va a hacer una movida y Él te va a dar más fuerza y sabiduría para que hagas lo que Él te ha llamado a que hagas y así llevarte al próximo nivel.

Cuando Dios ve que te estás esforzando para hacer Su voluntad Él te va a dar un poder supernatural y te va a equipar con cada cosa que necesitas para lograr ese propósito. El Espirito Santo es llamado nuestro ayudador pero si nunca actuamos por fe y no actuamos sobre esos sueños y deseos dados por Dios, no vamos a necesitar Su ayuda.

Si te atreves a dar ese paso de fe y actúas sobre los sueños que Él ha puesto en tu corazón y empiezas a desarrollar ese talento y ese potencial que está dentro de ti, Dios se va a agradar.

Y cuando llegue el momento de arreglar cuentas con el Señor del Universo, Él te verá y te dirá, “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.”

¡Sigue estos principios y verás como todo te saldrá bien!