En ocasiones nos afanamos por hacer tesoros acá en la tierra y no está mal querer superarse y tener cosas materiales; sin embargo, poner el corazón en esas cosas es lo incorrecto porque reduce nuestros tesoros a cosas materiales y perecederas. Y tú, ¿dónde almacenas tu tesoro?

DIFERENTES TESOROS

Cuentan que una mujer se encontró con un amigo de su padre a quien no había visto en mucho tiempo. Era un hombre que había estado ausente de la familia y había dedicado su vida solamente a ganar dinero, habiendo logrado hacerse muy rico, pero no tenía la misma felicidad por el futuro que su amigo.

  • Tu padre puede ser más optimista que yo acerca del cielo- le dijo a la joven- y esto es por una razón bien sencilla: Él marcha hacia su tesoro y yo tengo que dejar el mí aquí en la tierra.

El tesoro por el que había trabajado tanto ese hombre, era perecedero, cuando le tocara partir a la eternidad, aquello por lo que había trabajado tanto, se quedaría aquí en la tierra. Sin embargo, el padre de la joven, podía gozarse sabiendo que su mayor riqueza estaba en los cielos.

Y TÚ, ¿DÓNDE ESTÁS ALMACENANDO TU TESORO?

Es muy bueno trabajar, tener metas, esforzarse por alcanzarlas, pero eso no puede ser la única razón que tengamos para vivir.

Hay gente que solamente piensa en generar riquezas, que no es feliz si no gana cierta suma de dinero o si no tiene el último modelo de auto o de celular. Y el problema radica ahí, en que nuestro corazón se llene de riquezas materiales.

»No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban.Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón. Mateo 6:19-21 

¿Ya te pusiste a pensar dónde estás almacenando tu tesoro? Si has estado d30edicando tu vida a juntar cosas materiales, es tiempo de empezar a pensar en la eternidad, sé sabio.

Deja de dedicar tu vida a las cosas perecederas y empieza a vivir mirando a la eternidad.