Si eres cristiano y amas a Dios, no puedes ser luz si no estás en la obscuridad. Hay quienes piensan que se debe vivir aislado de las demás personas que no comparten su fe, porque pueden contaminarse.

Debemos ser luz y Jesús es nuestro ejemplo a seguir

La predicación del evangelio no puede detenerse y mucho menos estancarse, es necesario que sea transmitida y más aún a la gente que está a nuestro alrededor.

En la Biblia vemos muchos eventos en los cuales Jesús no se aisló, al contrario se

relacionó con pecadores para llevarles el mensaje de Salvación y llegó a ellos oportunamente dándoles así una oportunidad de cambiar de vida.

Tienen el entendimiento enceguecido

Es una tarea difícil de realizar cuando nuestra familia es la que rechaza a Dios y nuestra decisión de seguirlo. Sin embargo, hay un gran detalle que debemos considerar; las personas que no tienen a Jesús en su vida, tienen el entendimiento enceguecido y por ello hay ese rechazo.

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
1 Corintios 2:14 (RVR 1960)

Por esta razón debemos ser luz, tener paciencia con ellos, orar para que la incredulidad sea quitada de sus vidas y perseverar hasta que sean salvos.

De Dios es la obra

Como hijos debemos ser obedientes al predicar de su Palabra, aunque haya rechazo dejemos que Dios se encargue. Nuestra tarea es ser luz en la obscuridad, alumbrar con el amor de Dios a los demás y guiarlos a que reciban la salvación por medio de Jesús.