Hay muchas personas que piensan lo contrario, pero nuestro Dios nos quiere alegres. Los que piensan lo contrario, sienten que, si se hacen cristianos, no van a poder ser felices, que van a tener que cumplir una serie de normas y leyes. Pero están alejados de la realidad. Lo cierto es que cuando nos hacemos cristianos, nos liberamos de las ataduras del mundo que, por lo general, nos han traído pesares.

Por tanto, alabé yo la alegría; que no tiene el hombre bien debajo del sol, sino que coma y beba y se alegre; y que esto le quede de su trabajo los días de su vida que Dios le concede debajo del sol.
Eclesiastés 8:15 (RVR 1960)

Nuestra mayor alegría como cristianos es saber la promesa de vida eterna junto a Dios cuando partamos de este mundo. Nos alegra saber que a pesar de que somos tan testarudos, tan incorrectos y hemos cometido tantos errores, Dios nos ama y nos perdona. Debe haber arrepentimiento, pero no sufrimiento. Nuestro Dios nos quiere alegres.

La música alegre también le gusta a Dios

Siendo cristianos, nos encanta la música al igual que a la mayoría y, la verdad, Dios no tiene un solo tipo de música que le guste. Él disfruta todas nuestras creaciones. No hay nada que nos alegre más, una vez que nos hacemos cristianos, que cantarle alabanzas a nuestro Dios, que nos quiere alegres. Nos llena el corazón de júbilo y de alegría porque sentimos Su gozo y su satisfacción.

Pero alégrense todos los que en ti confían; den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; en ti se regocijen los que aman tu nombre.
Salmos 5:11 (RVR 1960)

Nuestro propósito

Dios nos creó para darle honra, pero es cierto que cuando las cosas no nos salen bien, no tenemos ganas de alabarlo. Sin embargo, teniendo claro que fuimos creados para alabarlo, debemos tener alabanza en nuestro corazón. Aun cuando las circunstancias no sean las mejores. Porque Dios siempre está ahí para nosotros. No lo olvidemos y nuestro Dios nos ama tanto que nos quiere alegres. Estrecha tu relación con el y recuerda que nos quiere felices, sonrientes, alegres.

Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, Y saltarán de alegría.
Salmos 68:3 (RVR 1960)