Al igual que vivir en actitud de agradecimiento nos hace más felices, el estar atentos a percibir o buscar lo bueno en cada situación es clave. Tener la confianza de que Dios nos sacará adelante, sin importar la realidad ni lo que estemos pasando, por difícil que sea,  es la mejor manera de vivir; percibiendo lo bueno.

Ustedes se propusieron hacerme mal, pero Dios dispuso todo para bien. Él me puso en este cargo para que yo pudiera salvar la vida de muchas personas. Génesis 50:20

Así como a José, Dios cuida y guía a quienes confiamos en Él. Si pasamos por pruebas, por hechos injustos, no olvidemos enfocarnos en Él y Su gran poder y Su inigualable amor por nosotros. Hasta la situación más escabrosa, Dios la puede tornar en victoria.

 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 2 Corintios 2:14 

No hay nada en este mundo que tenga mayor poder que nuestro Dios. Y no hay amor más grande que el que Él ha manifestado por nosotros. Entonces, nos podemos considerar victoriosos en medio de cualquier circunstancia. Él nos garantiza el triunfo.

El Señor es mi fuerza y mi canción; él me ha dado la victoria. Él es mi Dios, y lo alabaré; es el Dios de mi padre, ¡y lo exaltaré! Éxodo 15:2 

AUN CUANDO LA REALIDAD PAREZCA DESASTROSA, PERCIBE LO BUENO

Cuando te sientas desanimado, derrotado, sin fuerzas, deja de mirar el tamaño de tus problemas y recuerda el tamaño y el gran poder de Dios. Nada ni nadie lo puede derrotar y lo tienes de tu lado, de tu parte. Es tu defensor y protector. Te ama como nadie, por tanto no hay nada que temer.

Fortalece tu fe en Dios leyendo Su Palabra a diario, orando siempre, con agradecimiento y confianza en Él. Pídele ayuda cuando sientas flaquear y recuerda buscar de Él cuando te sientas atormentado y sin fuerzas. Él te dará Su paz y te mostrará Su poder.